domingo, 2 de diciembre de 2007

Conversando que es gerundio

Conversaciones. Ultimamente parece el término de moda. Y claro, la pregunta es obligada. ¿Conversamos en nuestra facultad?. Personalmente, creo que sí. Con todo el mundo: personal interno, alumnos, empresas, instituciones, colaboradores, proveedores, medios de comunicación, etc. ¿Deberíamos aumentar la frecuencia y calidad de dichas conversaciones?. Si, a las dos. Una de las criticas más habituales es que no hablamos/conversamos suficiente con las personas (en este caso, me refiero al conjunto de personas que tratamos de llevar adelante el proyecto "Facultad"). ¿Es cierto?. Desde el momento en que existe dicha percepción, es cierto.

El problema no está tanto en la intención, sino en la ejecución. En los 10 años que llevo no creo haber visto ni oído a nadie a quien se le haya cerrado la puerta o se le haya negado un "intercambio de impresiones". Otra cuestión es quien debe iniciar las conversaciones, ya que no creo que toda la responsabilidad haya que delegarla en quien, supuestamente, "me tiene que escuchar". Algo tendré que poner de mi parte yo también, ¿no?.

Desde mi perspectiva en la Facultad tenemos un problema, no tanto de transparencia, que creo es una cuestión de actitud ("querer hacerlo"), sino de como demostrarlo ("hacerlo"). No tengo ninguna duda de que las personas que manejamos información y tomamos decisiones estamos dispuestos a compartirlas con quien haga falta. Pero, probablemnte, no sabemos como hacerlo o no utlizamos todos los canales. A título de ejemplo, tenemos los que internamente denominamos mensajes "todos-eteo" (para los que no conocen nuestras interioridades, dícese de los mensajes dirigidos via e-mail a todo el colectivo). Hay muchas clases de mensajes. Algunos nos interpelan directamente, otros suponen críticas directas a decisiones tomadas. Nunca contestamos, al menos, como Dirección, cada uno lo puede hacer a título individual, pero la realidad es que nunca lo hemos hecho. En ocasiones estamos personalmente con la(s) persona(s) que lanza(n) la pregunta/crítica. Perfecto, pero ¿es suficiente?. Creo que no, la no respuesta genera imagen y en la gran mayoría de las ocasiones tenemos información adicional, detalles, matices que ayudan a entender las decisiones.

¿Son los blogs una forma de mejorar estas conversaciones?. Tema candente, David, Julen y E. Dans lo han tratado en la última semana. En realidad tenemos un blog en la Facultad, aunque creo su uso es más bien "limitado" por decirlo de alguna manera. ¿Deberíamos reactivarlo?. ¿Cómo se hace?. Yendo un poco más allí, ¿deberíamos los directivos tener un blog?. ¿debería nuestro decano tenerlo? (reconozco que no soy nada original, David, ya se planteaba esta cuestión).

Para ser sincero, hace algunos días lo tenía claro, ahora, también, pero menos. La lectura de los comentarios al post de Enrique Dans y la experiencia de la Presidenta en España de Microsoft, Rosa Garcia, me ha generado dudas. Eso si, tengo claro que para que nuestro decano se dedique en el blog a informar sobre las horas de matriculación, mejor no :-).

Julen mencionaba en su blog una conversación que tuvo con Iñaki Arenaza, sobre los distintos tipos de blog en una universidad. En mi opinión un blog de un decano o de un rector debería, sobre todo, estar dirigido al personal interno. El blog, como muy bien dice David, transmite cercanía, transparencia. Uno de los problemas principlaes al abrir un blog (al menos, en mi caso) es que da la impresión de que todo lo que digas debe pasar a la posterioidad por su brillantez. Pues no (aunque tampoco es cuestión de no aportar nunca nada interesante, claro). A mi el hecho de leer de vez en cuando a nuestro decano escribir sobre, por ejemplo, cocina, pues que queréis que os diga me hace verle más humano.

Una última cuestión: Un directivo de una cooperativa me decía, hablando de blogs y redes scoiales, que si, que muy bien "pero prefiero el contacto personal". Por supuesto, y mi ama también prefiere que esté en Navidades en Zumárraga con ellos, y no en Atlanta, pero que queréis que os diga está encantada con la vida con el "Skipe" y su máxima preocupación a día de hoy es que suba las fotos del dia de Acción de Gracias al "Picatxa". Cosas de la tecnología...

Y yo me pregunto: ¿Por qué me siento más cómodo blogueando en mi faceta de investigador que en la de directivo?

2 comentarios:

Julen dijo...

Porque el blog va directo a la persona y no a la organización. Estupendo resumen el que haces, Mikel. Ya se te ve madera de blogger pasional... la que nos espera ;-)

Mikel Mesonero dijo...

Que un blogger como tú diga eso me halaga de verdad.

Animo en tu cuzada "Save San Anton"!!. Si podemos colaborar en algo...