martes, 8 de abril de 2008

Mondragon, nueva identidad corporativa

Eduardo y Sergio se hicieron eco hace algunos días del cambio de identidad corporativa de MCC. Noticia que, también, fue recogida por diversos medios. Eduardo describía alguno de los cambios más relevantes que implicaba dicho cambio:

- Nombre: Se pasa de MCC a MONDRAGON, en mayúsculas y sin tilde (al igual que hizo Telefonica, en su momento).
- Lema: El concepto "Humanity at work" pasa a ser el lema de la corporación.
- El logotipo, con una M que trata de asemejar o reflejar a dos personas dándose la mano.
- El color corporativo pasa a ser el naranja, muy en la línea de otros cambios habidos en los últimos tiempos.

El cambio de identidad ha supuesto reacciones encontradas. De hecho la primera noticia que tuve fue a través de una persona cercana que me enseñó el logotipo y me comentó "Mira lo que han hecho, éste es el nuevo logotipo. 1 millón de euros dicen que ha costado, las cooperativas están de un mosqueo...". Típico. Quiero decir, que en un movimiento como el cooperatiovo donde el poder emana de la base este tipo de reacciones es muy habitual, cuando las decisiones afectan a cuestiones emocionales como, por ejemplo, la marca, "que es mía y no la toquen". Y encima esos de ahí arriba "gastándose nuestro dinero en tonterías, como el logotipo.

Algunas consideraciones al respecto:

1. De alguna manera, y a pequeña escala, participamos en este proyecto ya que hace 3 años hicimos una pequeña investigación acerca de la percepción que de la imagen corporativa se tenía en la Corporación. Una de las conclusiones más evidentes fue que para competir a nivel global, las cooperativas necesitaban un soporte, una marca paraguas que les permitiese alcanzar determinados mercados. Evidentemente, no todas las cooperativas necesitaban lo mismo. Fagor, Eroski o Caja Laboral tienen una marca reconocida, sobre todo en el mercado más cercano, fruto de años de inversiones y desarrollo de la estrategia de marca y, por tanmto, sus necesidades no son tan acuciantes en este sentido.

2. El concepto de "humanity at work" es interesante porque refleja los valores cooperativos, la importancia de la persona. Actualmente todas las organizaciones tratan de apropiarse de valores intangibles, de la resposnsabilidad social, el respeto al empleado, la contribución a la sociedad. Sin embargo, las cooperativas lo "hacen", no sólamente dicen que hacen. Convertir esas señas de identidad en marca creo que es necesario para no perder ese valor diferencial respecto a otras, de alguna manera los valores que han hechlo diferentes a las cooperativas han de ser "explicitados" y "capitalizados" desde una perspectiva de marca.

3. MONDRAGON pasa a ser algo más que una denominación física. Es el concepto que engloba todo este movimiento. Soy consciente de que en determinadas zonas asociar todo el movimiento a una localidad puede generar "ruido". Pero, dejando de lado, las rivalidades vecinales "sin mucho sentido" en un mundo global, creo que el enfoque es acertado. No en vano se nos conoce por MONDRAGON, no tanto por MCC.

Y yo me pregunto, ¿será factible que en el futuro una marca cualquiera del entorno cooperativo utilice la palabra MONDRAGON?

9 comentarios:

David Sánchez Bote dijo...

Y este cambio ya ha sucedido? Me llama la atención que en la pagina web de MCC no haya ni rastro de logo o lema nuevo. Han lanzado su nueva imagen sin tener en cuenta el factor Internet. No puede ser!! Desde luego sería llamativo en estos tiempos

Mikel Mesonero dijo...

David, creo que ha habido un problema de sincronización. Por lo que sé el lanzamiento oficial de la nueva identidad se va a hacer el día 27 de Mayo e, imagino, que a partir de entonces harán la modificación en la web. Respecto a los temas 2.0, pues no sé, me da la impresión que todavía estamos lejos. Pero, vamos, es una suposición.

lups dijo...

Y yo me pregunto: ¿qué opinan los habitantes de Mondragón (con tilde) que su pueblo se use como nombre corporativo privado y registrado?

Mikel Mesonero dijo...

@lups, interesante pregunta, vive Dios...Al no ser de Mondragón (con tilde), me temo que no puedo opinar...

Sergio Monge dijo...

Yo creo que la parte del nombre es el cambio más acertado. Lo han reducido a la única palabra que tenía valor real de su nombre.

De lo que me quejé en su día es del cambio gráfico radical. Parece una imagen completamente disociada de la anterior. Y una pérdida de asociación puede ser muy cara...

lander dijo...

@lups, pero ¿alguien se acuerda de la capital de Cantabria cuando hablamos del (banco) Santander? ¿y de la ciudad suiza cuando mencionamos Seguros Zurich? Yo creo que el concepto Mondragon trasciende al municipio. El nombre resulta más simple y eso ayuda. La estética resulta más actual. @ dsanchezbote, qué pena que no sean todavía conscientes de la importancia de internet para una marca... una oportunidad perdida para dar un salto cualitativo

lups dijo...

Yo solo comentaba a ver si se ha hecho esa consulta, no que me parezca bien o mal el nombre. Me parecere interesante hacerla, para ver que piensan sus habitantes. Lander, al oir (banco) Santander yo solo pienso en Emilio Botín, y eso que estuve 4 años viviendo allí (en la ciudad, no en el banco).Si oigo Seguros Zurich, la verdad, no me viene nada a la cabeza.

lander dijo...

A mi también me viene la cara bronceada de Botín. Por cierto, ¿a que no dais con un apellido mejor para un banquero...;-)?

Julen dijo...

Desde luego que el concepto "Mondragón" es el que más poder puede tener como elemento de transmisión, pero desde luego que hay unas cuantas zonas oscuras en todo esto.

1- ¿A cuento de qué eso de escribir MONDRAGON con una falta de ortografía?

2- Banco Santander y Seguros Zurich tienen dos palabras por delante: "banco" y "seguros". MONDRAGON parece que no tiene nada por delante. Estoy con lups, si fuera de Mondragón, me gustaría que me preguntaran. Porque MONDRAGON puede fagocitar a Arrasate.

3- La identidad corporativa se rinde al idioma del planeta. Pero la globalización se gestiona también en Internet. Me temo que aquí, de momento, sigue siendo conjunto vacío. Esperaremos.

Saludos.